Andy Tran

El poder de la seducción (1ª Parte)

“Seducir es el arte de guiar a las personas hacia donde tú quieres”

Viene del latín “seducere” se-ducere (guiar) y es mucho más que atraer a un Hombre o a una mujer. Seducir es una filosofía de vida.

¿Has estado alguna vez con una de estas personas que sólo de escucharlas parece que se pare el tiempo? ¿Qué, cuando hablas, parece que te está comprendiendo como si te conociera de toda la vida, aunque os hayáis conocido hace menos de 10 minutos? ¿Qué te genera una confianza mayor que muchas otras amistades que llevas años de relación?

Estas son las personas que seducen, y lo primero que hemos de comprender es que para seducir antes nos tenemos que seducir.

Hay en ellas tres características que tienen las personas capaces de seducir :

  1. Tú eres tu mejor aliado, porque tu sabes que, todos tenemos algo de genuino y especial que nos hace únicos. Saber y conocer bien cuales son tus  cualidades y tus genialidades, aquello que te hace único. Conocer tu valor diferencial, tus talentos, tus fortalezas (y por supuesto tus debilidades para mejorar) y tus valores, ya que son los guías de tu vida
  2. Hacer sentir bien a la persona que tienes delante, comprender sus intereses y necesidades, teniendo un interés genuino por él/ella y darle la importancia y reconocimiento que merece. Saben escuchar, saben hacer preguntas para entender y comprender.
  3. Ser coherentes en todos tus actos. Es necesario que nuestro lenguaje esté en coherencia con lo que queremos, sentimos y hacemos. Cuando sabes a dónde te diriges y eres coherente con tus valores y propósitos, permites a los demás que se sientan seguros a tu lado y generas sentimientos positivos, transmites apertura, sinceridad, sentido del humor y lo más importante, tratas a la otra persona de igual a igual

Vamos a desarrollar cada uno de los pasos.

1.- Sé tu propia marca persona.

Había una vez Bad Shen un kabbalista del siglo XVIII, que recibió la invitación de un hombre muy acaudalado a hospedarse en su casa con sus alumnos. La sorpresa de Bad Shen fue cuando vio que este hombre vivía, no había evidencia alguna de su fortuna. Incluso sus comidas no eran más que pan duro y agua.

Al tercer día Bad Shen, empezó a preguntarle ¿Por qué vives así? ¿Por qué te alimentas de piedras? ¿Para qué tiene tanta riqueza?

El hombre confuso respondió: “Bueno estoy tratando de vivir modestamente. No quiero que mi ego…”

¿Ego? ¿De qué ego estás hablando?, le repuso el Kabalista Y lo siguió reprendiendo acerca de su modestia

Cuando se fueron, los estudiantes le preguntaron ¿Por qué lo trató así?

Lo que Bad Shen les contestó: “Si esta es la forma que se trata a sí mismo ¿Cómo va a tratar a los demás? Tiene la obligación moral de desarrollarse ya que tiene mucho que ofrecer y de esta manera no comparte nada.

¿Te has planteado que tú tienes unas características especiales (humor, inteligencia, ingenio…) un gran valor diferencial, una parte de ti genuina y única que puedes ofrecer a los demás?

¿Si ves una buena película, la recomiendas?

¿Si vas a un médico que te soluciona tu problema, lo recomiendas?

Entonces ¿Por qué no puedes recomendarte a ti mismo?

¿Te consideras lo suficientemente bueno para recomendarte?

muchas personas. Muchas veces no lo hacemos por miedo al rechazo o que nos digan que no.

¿Te das cuenta que cuando no te ofreces en lo que vales te están negando a ti mismo?

Considero que cada uno de nosotros nos tenemos que reconocer y valorar, saber lo que nos hace distintos a los demás, reconocer el valor de lo que ofrecemos ya que es precisamente este valor el que puede generar milagros en los demás.

PD. os mando un fichero pdf. que os lo podéis bajar para verloLa seduccion  “La seduccion

 

Con todo mi cariño,

Aurora

auroarectoc

 

Te acompaño a conseguir

tus sueños y anhelos

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita Una Entrevista Gratuita Y Sin Compromisos

¡Mensaje Enviado!

Maisol - Agencia Matrimonial
Tu Agencia Matrimonial